Reflexiones para momentos de fracaso

Reflexiones para momentos de fracaso

Hoy, tenemos el post de nuestra invitada Candice Vallantin, donde nos describe el proceso entre producción y la promoción de su primer cortometraje. En estos días, este proceso viene junto y si quieres asegurarte que tu cortometraje, película o documental funcione en cualquier parte, necesitas ir para adelante…   


En mayo, terminé mi primer cortometraje. Consumió mis pensamientos y fines de semana durante ocho meses, pero finalmente está hecho.  Bueno, eso es lo que pensaba.

Ahora otro tipo de trabajo comienza: el proceso de marketing y de presentación a los festivales de cine. Subestimé todo el esfuerzo que esto tomaría.

Ahora, en vez de soñar sobre la ubicación ideal para mis escenas, el encuadre perfecto, esa luz mágica, mis días están llenos de loglines, sinopsis, biografías, fotos, el sitio web, Facebook, y un montón de aplicaciones a festivales de cine. El proceso es largo, tedioso y doloroso.

Me entristecí un poco cuando me di cuenta de que las redes sociales no eran realmente algo opcional si quería que los festivales me tomaran enserio.

Mi pensamiento fue algo como: “¿Quieres decir que tengo que inundar a todos mis amigos con actualizaciones en Facebook sobre mis 8 minutos de metraje durante varios meses?” Y todos ellos tienen que darme un “like”? ¿Y si no lo hacen? ¿O peor, y si le dan un “like” y ningún festival de cine quiere estrenar el corto? O peor aún, ¿Qué pasa si mis amigos y familia finalmente ven la película y no les gusta?.

Lo que podría haber sido un fracaso privado sin Facebook, ahora es público. Fallar es lo suficientemente duro como es, ¿tengo que fallar públicamente también?.

La respuesta es sí. Tengo que fallar, y probablemente tengo que fallar públicamente antes de poder celebrar un éxito. El mensaje me llegó alto y claro la semana pasada, cuando recibí el primero de lo que sean probablemente muchos rechazos de festivales.

Me quedé decepcionada por un momento, y luego con bastante rapidez, no me sorprendió. Era como comenzar una caminata antes del amanecer. No se puede ver el pico que estás a punto de escalar, porque todavía está cubierto por la niebla de la mañana pero luego el sol se levanta y la niebla desaparece y de repente te encuentras al pie de esta inmensa montaña de 2,000 metros. Estaba ahí todo el tiempo y sabías en qué te estabas metiendo pero es mucho más real ahora que puedes verlo delante de ti.

Entonces aquí estoy, al pie de esta montaña. Si estás leyendo esto, quizás estás en este punto también. Has creado el sitio web y la página de Facebook y a alguno de tus amigos le ha gustado, pero no a todos, y estás avergonzada de molestarlos por ahora. Te has presentado a docenas de festivales y sabes que en las próximas semanas y meses es probable que muchos de ellos dirán que no.

Pero vamos a seguir subiendo esa montaña. Podríamos no llegar a la cima esta vez pero podríamos llegar a mitad del camino. Algunos de esos festivales podrían decir que sí. Y porque somos testarudos, optimistas y persistentes, veremos nuestro trabajo en una pantalla grande en algún cine, algún día.

Cuando empecé este proyecto, todo lo que realmente quería hacer era crear algo de principio a fin. Quería tomar esta visión que me había estado atormentando y hacer que cobrara vida. Y si llega a festivales o no, lo hice, lo terminé, y conocí a algunas amigas y colegas increíbles en el camino. Eso sólo es un éxito digno de celebrar.

Ahora voy a seguir adelante hasta el final amargo, incluso si ese fin incluye un montón de rechazos. Incluso si caer de esa montaña duele. Ya estoy planeando el próximo proyecto, así que me levantaré un día.

Más información sobre Monday aquí:
Monday – Cortometraje 
Facebook

Los secretos para vender tu film con éxito

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.